Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

martes, 11 de diciembre de 2012

¿Carta abierta para no ser leída?


A quien nos gobierna:

Señores gobernantes, muy señores míos y nuestros. 
Querría agradecerles la ardua tarea que están desarrollando para que nosotros, los componentes de esta sociedad llamada España, se rejuvenezca, se mantenga con los reflejos prestos y una actitud lozana; casi podríamos decir que ustedes, señores gobernantes, han conseguido que en España, cada día, podamos deleitarnos con sorbos (algunos los llamarían tragos amargos) del elixir de la fuente de la eterna juventud. Todo ello merced a sus políticas: privatización de la enseñanza pública (a la que ahora introducen la obligatoriedad de la Religión tras un pacto secreto entre el Sr. Wert, ese que está hecho un toro, y los representantes de la conferencia episcopal); el encarecimiento de la Universidad a la que podrán acudir aquellos que puedan permitírselo; la privatización de la sanidad pública con el añadido del euro por receta (qué absurdo mantener intacto algo que funciona bien ¿verdad?); el retroceso, hasta su desaparición o derogación, en leyes sociales como las de dependencia, interrupción voluntaria del embarazo, igualdad, memoria histórica, entre otras; las subvenciones a entidades bancarias; abandono a entidades no gubernamentales; abandono social a los necesitados (cada vez somos más); imposición de tasas legales, con las cuales sólo podrán acceder a la justicia aquellos bolsillos que estén llenos; reforzamiento de cuerpos represivos (con lo que la asistencia a una manifestación puede adquirir el beneficioso momento de carrera continua tan recomendado por los médicos); sabotaje a la cultura, impidiendo a los ciudadanos un acceso a una cultura libre, instructora y de calidad… 
¿Es necesario seguir enumerando? ¿No nos retrotrae todo esto a aquellos oscuros años del tardofranquismo en los que servidor no peinaba canas? 
Por todo esto, por este continuo retorno, nada nietzschiano por cierto, por esta forzada vuelta atrás en la máquina del tiempo que supone la política que están llevando a cabo, señores gobernantes, gracias por hacernos más jóvenes, pero eso también, recuerden, lleva consigo unas renovadas ganas de luchar, protestar, exigir y recuperar todo aquello que nos están robando. Y por favor, cuando tengan la decencia de explicar a la ciudadanía cualquier decisión, no nos tomen por tontos, sabemos pensar, pensamos y opinamos con la libertad por la que muchos, muchísimos han luchado hasta dar su vida por ellos (ah, se me olvidaba que a muchos de ustedes lo de la democracia es algo que les llego de manera sobrevenida) y nunca, nunca, olviden que ustedes, señores gobernantes, sin nosotros, no son ni nada ni nadie.

© ANTONIO LINARES FAMILIAR