Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

miércoles, 21 de julio de 2010

PLANTEAMIENTO





Tengo la certeza de llegar, casi siempre, a destiempo; de ubicarme a contramano en el sentido de la corriente; de ocultarme tras unas gafas negras, bajo un paraguas, en cualquier andén; de estar deshaciendo maletas para regresar a los lugares de los que no vengo.


Soy lector de despedidas en las que abandono la memoria, mientras aguardo que la sombra alcance algún minutero, o que el pasado me reencuentre tras cualquier esquina.

No tengo atisbos de ser una persona rencorosa, mucho menos vengativa. La ecuanimidad y la empatía parecen familiares lejanos.

Sé que, sólo, se trata de pereza.






ANTONIO LINARES FAMILIAR