Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

viernes, 28 de septiembre de 2012

¿Cómo era aquello de la mujer del César?

Pues no sé qué decirles ante la paradójica situación que presentan las informaciones que hoy traigo en esta filípica, lo digo en serio; ayer el gobierno español aprobó los presupuestos para el año 2013, como era previsible la tijera, la podadora, la recortadora, la guillotina y demás máquinas cuya función es cortar, entraron a saco para podar la calidad de vida (aquello que se llamara no hace mucho Estado de Bienestar) de los españoles.

Nos encontramos con un presidente de gobierno, don Mariano Rajoy Brey, que allá por el mes de mayo era presentado como el adalid de la austeridad gracias a un ¿artículo? (recomiendo su lectura íntegra) laudatorio (como aquellos del NO-DO sobre el vigía de occidente que hacía guardia, impasible el ademán, en su despacho de El Pardo), un señor austero, con una familia austera que se iban de fin de semana con sus tarteras o tuppers. Ahora aparece este mismo señor, en Interviú, gastándose lo que los demás no nos podemos gastar (no por nuestra culpa, sino por los recortes que nos están aplicando para pagar a los bancos, claro) en viajes y demás francachelas.

Entonces ¿qué sucede?: ¿El fin de semana que utilizó los tupper estaba a régimen por algún problema estomacal o por exceso de peso? ¿Lo de los tupper fue a la política nacional lo que un posado veraniego de Ana García Obregón o Norma Duval para mostrarnos lo divino que es un finde de tupper y campito (en una casa de Patrimonio Nacional, claro está)? ¿Quería el presidente erigirse en el impulsor de esa moda "impuesta" por su gestión gracias a la cual muchos niños van al cole con sus tupper como ya hiciera su presidente de gobierno? ¿Podría ser que los tuppers de marras estuvieran llenos de jamón ibérico, del caro of course, caviar, solomillo, foie y otras viandas de las que parece disfrutar tanto este hombre? ¿Tal vez el viajar en avión oficial, de gañote, para ver un partido de la selección española de fútbol, por la patilla también, le abre un voraz apetito de delicatessen? ¿O es que sencillamente este individuo se ríe de todos nosotros como el que va a Nueva York y se fuma un puro por sus santas narices?

Sí, por estas razones y por otras muchas, no sé qué decirles sobre la persona en cuestión. Lo siento.

© ANTONIO LINARES FAMILIAR


         
LA RAZÓN. 5 Mayo 12

Mariano Rajoy un puente en familiaEl presidente del Gobierno eligió la finca de Los Quintos de Mora como destino. «Estamos impactados por su sencillez», dicen los lugareños.
Según ha podido saber LA RAZÓN la estancia de Rajoy y su familia se podría calificar de austeridad absoluta. «Estamos impactados por su sencillez», cuentan testigos. A diferencia de sus predecesores, que viajaban hasta allí en helicóptero, con un despliegue de seguridad digno de una película de acción y con una ambulancia en la puerta por si surgía alguna urgencia, él se desplazó en coche y con los guardaespaldas necesarios. «Calculamos que viaja con la mitad de escoltas que mandatarios anteriores», señalan. Un dato que llamó especialmente la atención es que, como llegó por la noche, llevaban varios «tupper» con la cena preparada para no molestar al cocinero de la finca. «Este es otro punto que contrasta con anteriores presidentes del Gobierno. Ellos siempre se traían a su chef personal, mientras que la familia Rajoy ha comido lo mismo que los que trabajan allí», aseguran...




20MINUTOS.ES. 24.09.2012 - 13.05h

Cada vez que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene un viaje internacional, la dirección del Ejército del Aire que gestiona sus desplazamientos incluye "extra de whisky y vino en los Falcon y Airbus", según un reportaje de la revista Interviú que detalla cómo los recortes no llegan a los cáterin de los políticos Vip.
Según la citada información, el Ministerio de Defensa paga facturas de licorería y vino que pueden superar "los 1.000 euros en cada vuelo", así como jamón ibérico de bellota a "190 euros el kilo".
El pasado 10 de junio, horas después de que Luis de Guindos anunciara que España pediría el rescate de la banca, el presidente del Gobierno se embarcaba en un Falcon 900 con destino a Gdansk (Polonia) para asistir al primer encuentro de fútbol de la selección española en la Eurocopa. A este polémico viaje acompañaron a Mariano Rajoy cinco colaboradores, según Interviú, y entre todos dieron parte de una cena de solomillo, rodaballo, siete botellas de vino y diez cervezas. La factura de dicha cena ascendió a mil euros.
Los cáterin para los políticos costaron el año pasado a 342.693 euros, mientras que hasta junio de este año ya se han gastado 128.402 euros.Las fuentes consultadas por Interviú reconocen que a Rajoy le relaja tomar un whisky cuando vuela "porque no le gusta mucho ir en avión". Por este motivo siempre que se planifica un vuelo se incluye "extra de whisky y de vino" a bordo.Para un vuelo anterior a Los Cabos, México, con motivo de una cumbre del G-20, el Ejército compró 46 botellas de vino, de las que se consumieron 24. Entre los licores que se bebieron durante la travesía: dos botellas de Cardhu, dos de Johny Walker, una de vodka, tres de ron Brugal y dos de ginebra Beefeater. El precio de los licores, "900 euros". En el vuelo acompañaban a Rajoy su mujer, Elvira Fernández y una treintena de miembros del Gobierno. El personal funcionario encargado de servir el cáterin en los aviones oficiales lamenta que se les haya recortado el sueldo y se les haya retirado la paga de Navidad, mientras se compran embutidos por valor de 3.427 euros, con partidas como jamón de bellota a 190 euros el kilo.