Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

jueves, 11 de octubre de 2012

Consecuencias de una sesión de control al Gobierno

Miércoles 10 de octubre de 2012, sesión de control al gobierno en el parlamento español, ante la pregunta de un diputado del grupo socialista el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, don José Ignacio Wert, responde que "la intención del Gobierno es españolizar a los alumnos catalanes". Sorpresa y, de repente, un olor a naftalina sacude la memoria ante la que se presenta una primera pregunta: ¿es necesario "españolizar" a ciudadanos que ya son españoles? ¿Cómo españolizará el Gobierno? ¿Acaso enviará a los tercios de Flandes o reclutará a nuevos Pizarros o Cortés para predicar la buena nueva de la resurgida España Una Grande y Libre?.
Pasado este primer instante surge una nueva pregunta ¿No será mejor que el Partido Popular sea de una vez por todas un partido político que aporte democracia a nuestro país? ¿Por qué no darle democracia a la existencia del Partido Popular?
Hagamos, con perspectiva, una revisión de, por ejemplo, aquellas leyes que, desde la muerte del dictador (bajo el cual algunos de los dirigentes de la derecha patria vivieron "plácidamente" - don Jaime Mayor Oreja dixit), han servido para que España se pusiera a la altura de las naciones europeas, y comparemos la actitud de la entonces Alianza Popular y de su continuador refundado Partido Popular y nos preguntemos qué ha aportado este partido a la modernización legislativa de España:
Empecemos , por ejemplo, con la ley de 7 de Julio de 1981 por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad, separación y divorcio, conocida como Ley del Divorcio. ¿Qué votó el PP con respeto a esta ley? Votó en contra.
¿Qué ha sucedido con las leyes de interrupción voluntaria del embarazo de 1985 y su posterior reforma de 2010? El PP votó en contra.
¿Y con respecto a la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 2007, si la ley de paridad? El PP, en esta ocasión, se abstuvo.
¿Y La Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura, más conocida como Ley de Memoria Histórica? Sencillamente el PP votó en contra, alegando que no había que habrir las heridas causadas por la Guerra Civil y la Dictadura o quizá presos del pánico de tener que renegar de esa etapa de la que no han renegado.
También podríamos recordar la paradójica actitud ante el referendum sobre el ingreso español en la OTAN de 1986 del que tan partidario era don Manuel Fraga Iribarne y quien al ver que el PSOE era partidario, ordenó a sus huestes que se abstuvieran en ese referendum.
La lista sigue y sigue y resulta curioso ver que estos políticos que estaban en contra del divorcio, algunos de ellos, se han divorciado (incluso alguno más de una vez, ¿verdad señor Cascos?); o que estaban en contra de las autonomías (como don José María Aznar, veanse sus artículos en La Nueva Rioja en el año 1978) y han sido presidentes autonómicos...  Esto qué es ¿incoherencia ideológica? ¿Apuntarse a no sé qué? ¿Continuar, de manera democrática eso sí, con la tradición de la derechona de que el país es su cortijo particular no vaya a ser que venga el hijo del desarrapado y nos lo quite?
Por eso la pregunta traída por el deseo desatado ante la voutade del ministro Wert es ¿Cuándo el Partido Popular va a ser un partido demócrata? Así se olvidarán de "españolizar" lo que no es necesario.
 
© ANTONIO LINARES FAMILIAR