Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

martes, 8 de mayo de 2012

PAUL AUSTER: The Brooklin Follies

The Brooklin Follies
Paul Auster
Ed. Anagrama


Sí, he llegado con seis años de retraso a la lectura de The Brooklin Follies, espero que me disculpen aquellos que la leyeron cuando el libro estaba en la sección de novedades de cualquier librería, pero ese retraso no ha sido ningún obstáculo para disfrutar del placer de este panorama neoyorkino en el que los personajes provocan al lector un gesto de complicidad en cada una de sus historias.
Cada una de esas historias está guiada, como un viaje en el que lleva de la mano al lector, por el personaje principal, Nathan Glass, un agente de seguros retirado, que acaba de superar un cáncer de pulmón y se reinstala en su Brooklin natal, él será el hilo conductor por el que nos vamos introduciendo en su barrio, en su gente, en sus pensamientos, sus deseos y que parece convertirse en una especie de hada madrina del resto de los personajes con los que conforma un perfecto clan.
Un grupo de gente capaz de ver siempre el lado más positivo de cualquier vivencia y poniendo en solfa, con sus actitudes vitales, cualquier contratiempo, todo ello con una gran profundidad vital en cada uno de los personajes, como si se les hubiera encomendado ser el rostro amable y luminoso dentro de una tragedia, y la facilidad de los mismos para ser parte imprescindible de una correa de transmisión humana que es la novela.
Todo ello con un final dominado por el pulso literario de Auster, tan ajeno a los finales abiertos, un final que provoca un shock en el lector al confluir en él tanto el anverso como el reverso de la vida, el cuento de hadas que pone los pies en la tierra al lector y nubla en cierta medida la sonrisa que ha prevalecido a lo largo de toda la novela.