Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

jueves, 14 de octubre de 2010

Poema invitado: "Canción de la serpiente" y "Conseguir una segunda opinión" ADRIAN C. LOUIS

Adrian C. Louis nació y se crió en el norte de Nevada y es miembro de la Tribu Paiute Lovelock. Graduado de la Universidad de Brown, donde también obtuvo un master de Creación Literaria. Desde 1984-97, Louis enseñó en Oglala Lakota College en la reserva de Pine Ridge en Dakota del Sur. Editó cuatro periódicos nativos y fue co-fundador de la Asociación Americana de Periodistas Nativos. En la actualidad, Louis es profesor de Inglés en la Universidad del Estado de Minnesota en Marshall, donde enseña desde 1999. Ha escrito diez libros de poemas y dos obras de ficción, destacan: WILD INDIANS & OTHER CREATURES, SKINS, LOGORRHEA (Northwestern University Press) y SHEDDING SKINS: FOUR SIOUX POETS (Michigan State University Press, 2008).


SONG OF THE SNAKE

Several years slithered by
and then an honor song played
on KILI-FM is how I find you
passed on to the spirit world.
First thought: the snake grew back.
There are some of us the snake will not
bite at all; we're either lucky or cursed.
Others will get bit, punch the snake in
the eyeball, and toss it away forever.

And others of us will get bit, yank
the snake away and leave the teeth
imbedded in our inflamed flanks.
We'll be fine for a while, then those
fangs will begin to gestate; eventually
the snake will grow back full-sized
and spitting, guiding us to stand
with shit-pants and wild, holy eyes,
hands out, begging for a cure.
Tahansi...that was you
when last we met.

de CORTLAND REVIEW


CANCIÓN DE LA SERPIENTE

Varios años se deslizaban
y luego una canción de honor sonó
en KILI-FM, así es como te encuentro
pasado al mundo del espíritu.
Primer pensamiento: la serpiente creció.
Hay algunos de nosotros a los que la serpiente
no morderá nunca; somos o afortunados o malditos.
Los otros serán mordidos, perforarán a la serpiente
en su globo ocular, y la arrojarán para siempre.

Y el resto de nosotros que será mordidos, lanzaremos
lejos a la serpiente y dejaremos los colmillos
clavados en nuestros costados hinchados.
Estaremos bien un instante, luego
los colmillos empezarán a gestarse, tarde o temprano
la serpiente volverá en toda su extensión
y escupiendo, nos hará permanecer de pié
con los pantalones llenos de mierda y los ojos salvajes, como santos,
con las manos extendidas que ruegan una cura.
Tahansi… ese eras tú
cuando nos encontramos por última vez.

Tahansi: primo o prima en la lengua Lakota

© Traducción ANTONIO LINARES FAMILIAR




GETTING A SECOND OPINION

I've just bought you a new winter coat
and we're temporarily sane,
cruising two blocks down the street
from K-Mart in Rapid City.
Three young Indian boys,
fourteen, maybe fifteen years
old and living the thug life
are strolling across the busy street
making cars stop and I slam on
the brakes and give them the finger
and they flash gang signs and one pulls
a small, silver gun and I stomp on the gas
and in the rearview mirror I see them
laughing and I know positively
by the fear in your eyes that
not only is the white man's God
dead, but the Great Spirit is too.

de NORTH DAKOTA QUARTERLY


CONSEGUIR UNA SEGUNDA OPINIÓN

Acabo de comparte un nuevo abrigo de invierno
y nos sentimos, de momento, bien,
cruzo dos bloques calle abajo
desde K-Mart en Rapid City.
Tres jóvenes indios,
de catorce, tal vez quince años,
haciendo el gamberro
vagando por la calle transitada,
hacen parar a los coches y yo
freno en seco y les hago un corte de manga
y ellos me hacen los signos de una banda y uno saca
una pistola pequeña y plateada, piso muy fuerte el acelerador
y por el retrovisor los veo
riéndose y yo sé, positivamente,
por el miedo en tus ojos
que no sólo es la muerte del Dios del hombre blanco,
sino también la del Gran Espíritu.


© Traducción ANTONIO LINARES FAMILIAR