Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

domingo, 13 de marzo de 2011

ZOOSEMIÓTICA


ZOOSEMIÓTICA



Nunca me gustó el canto de los pájaros de madrugada.

Delataban el paladar del alcohol tardío, la ropa empapada de soledades, el zigzagueo hasta la puerta de casa o el vacío de las pelusas en los bolsillos.

Nunca me gustó el canto de los pájaros de madrugada.

Pregonaban derrotas sórdidas, el tropiezo del caminar o el último cigarro de un paquete arrugado.

Nunca me gustó ese canto hasta que dejé de sentirlo.

Lo resolví el día que me arranqué los oídos. Desde ese momento pude disfrutar de mis soledades, zigzagueos, pelusas y derrotas, fumar ese último cigarro mientras buscaba la llave del portal o vendía el alma a cambio de poder llegar a mi casa.


© ANTONIO LINARES FAMILIAR