Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

viernes, 28 de mayo de 2010

UNA DIGRESIÓN: ENTRE PAUL SIMON Y JOHN DONNE (por citar a alguien)


Reconozco que hace tiempo que no sé en qué lado quedarme, ni a qué hacer caso, incluso a quién. Tras mucho tiempo de silencio y ceguera interiores (no me quería hablar, tampoco ver) como si una zancuda temerosa fuera, decidí volver a abrir la mirada de la manera más amplia posible: hacia dentro, hacia fuera, a derecha e izquierda, y ante mí se presenta un viejo dilema en forma de palabras: unas cantadas por Simon y & Garfunkel ("I'm a rock"), las otras con las del místico John Donne y que todos recordamos por las reminiscencias de Hemingway (Por quién doblan las campanas).
Reconozco que no sé si quedarme en roca independiente y ajena o ser parte de una cadena interrelacionada y unida a un continente mayor. Podría tener motivos para una cosa y para la otra. Si bien admito que me aleja de la realidad la falta de interés por la más mínima cultura, cultivando el mayor desprecio hacia todo esfuerzo con el que se llenan las aceras cada día y cada noche.
Aparecen, como flores de estercolero, opinadores carentes de formación e información, trufados de gestos maniqueos que, aun trasnochados, se esgrimen como últimos hallazgos de la humanidad (delenda est Atapuerca) en un intento de atizarnos a unos contra otros; muñidores de brumas, hinchadores de arterias, arriman el gañote a la dirección de cualquier veleta (lástima que esos gallos no canten) a la vez que sacuden espantajos de aquelarre. Todo en unos momentos en los que, de nuevo acudo a Mr. Simon, "the words of the prophets are written on the subway walls and tenement halls" (las palabras de los profetas están escritas en las paredes del metro y en los bloques de vecinos).

Se disfraza lo soez, lo grosero, la mala educación, lo merdellón de sinónimos de sinceridad, mientras la empatía se diluye por las cloacas de la mezquindad, todo ello en una gala de feísmo y mal gusto: ignorancia de nuevo. Aquí me considero roca, piedra aislada.
Aplico esta digresión a la poesía. Lamentablemente mi DNI no me permite estar en lo que "oficialmente" se da en llamar joven, tampoco soy mujer, y esto NO VA (subrayo el NO VA) contra las y los poetas jóvenes, sino contra aquellos que sólo consideran factible y editable una poesía hecha por jóvenes lo que hace que entre las nuevas letras florezcan "coños", "bragas", "pollas", "vibradores" ... (Bukowsky y Quevedo eran mucho más que eso). No me rasgo la vestidura por esas palabras sino por el hecho de que en algunos ámbitos sólo eso se considera poesía.
Ábrase el horizonte temático, ábrase el panorama a las edades de los poetas, ábrase el coro a todas las voces, ábrase, en definitiva, la poesía más allá de los poetas. En este punto me siento unido a todos como piedra al continente.

Echo de menos el poder intercambiar ideas sin necesidad de disculparme, de hablar de literatura sin tapujos, sin previos establecidos, descubrir voces y descubrirme en la mía en los diálogos. A veces digo que escribo poesía, me reconozco poeta, sí, normalmente me responden con una sonrisa subrayada por un "yo es que la poesía..." a modo de excusa, cuando previamente habían reconocido su "pasión por la lectura", con lo que se confirma el hecho de que los poetas escribimos para poetas y a veces ni nos leemos; y la poesía se va perdiendo, se va difuminando de nuestro paisaje habitual: radio, televisión, escuelas, periódicos... la poesía es la innombrable, quitándole el rango humano para relegarla a tareas oscuras de alquimistas.
Hablo de poesía, pero hablo de cultura, hablo del conocimiento, hablo de la libertad engendrada en el saber, hablo, me temo, por hablar, como tantos otros han hecho y hacen pero que nos perdemos en soledades, en vacíos ahí es cuando acude el que fuera deán de St. Paul's Cathedral y me recuerda que las campanas suenan por ti, y por mi y por tantos otros a quienes espero encontrar, sentir y sentirme en sus miradas.
Reconozco que ando confuso, supongo que quien lea esto se habrá dado cuenta, si caigo en lo obvio pido disculpas, pero lamentablemente nos quedamos en la obviedad y nos callamos o, incluso, hacemos de lo obvio una solemnidad.
A todos los que se acerquen a estas palabras u otras cualquiera, gracias y bienvenidos. Sentaos, disfrutad y perdonad las molestias. Gracias

Simon & Garfunkel
I am a rock

A winter´s day
In a deep and dark December;
I am alone,
Gazing from my window to the streets below
On a freshly fallen silent shroud of snow

I am a rock,
I am an island,
I´ve built walls,
A fortress deep and mighty,
That noone may penetrate
I have no need of friendship; friendship causes pain
Its laughter and its loving I disdain

I am a rock,
I am an island
Don´t talk of love,
But I´ve heard the words before;
It´s sleeping in my memory
I won´t disturb the slumber of the feelings that have died
If I never lived I never would have cried

I am a rock
I am an island
I have my books
And my poetry to protect me;
I am shielded in my armor,
Hiding in my room, safe within my womb
I touch no one and no one touches me

I am a rock,
I am an island
And a rock feels no pain;
And an island never cries



Simon & Garfunkel
Soy una roca
Un día de invierno
en un profundo y oscuro diciembre;
estoy solo,
observando desde mi ventana las calles delante de mí, cubiertas
por un nuevo y silencioso sudario de nieve.

Soy una roca,
soy una isla.
He construido muros,
una fortaleza arraigada y poderosa,
que nadie puede penetrar.
No necesito la amistad; la amistad hace daño
desdeño su risa y su cariño.

Soy una roca,
soy una isla.
No hables de amor,
he oído esas palabras antes,
duermen en mis recuerdos,
no interrumpiré el letargo de los sentimientos que han muerto
si nunca hubiese vivido, nunca habría llorado.

Soy una roca
soy una isla.
Tengo mis libros
y mi poesía para protegerme;
escudado en mi armadura
oculto en mi habitación, a salvo dentro de mi útero
no toco a nadie y nadie me toca.

Soy una roca
soy una isla
y una roca no siente dolor
y una isla nunca llora

Traducción: Antonio Linares Familiar


John Donne
Meditation 17
'No Man is an Island'
No man is an island entire of itself; every man
is a piece of the continent, a part of the main;
if a clod be washed away by the sea, Europe
is the less, as well as if a promontory were, as
well as any manner of thy friends or of thine
own were; any man's death diminishes me,
because I am involved in mankind.
And therefore never send to know for whom
the bell tolls; it tolls for thee.

John Donne
Meditación 17

Ningún hombre es una isla, completo en sí mismo. Cada uno es una parte del continente, una parte del todo. Si una porción de tierra es arrastrada por el mar, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, como si de cualquiera de tus amigos o de ti mismo se tratara. La muerte de cualquier hombre me hace pequeño porque estoy involucrado en la humanidad. Por lo tanto, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Traducción: Antonio Linares Familiar

ANTONIO LINARES FAMILIAR