Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

viernes, 31 de diciembre de 2010

NOCHES DE VERANO




NOCHES DE VERANO



La hora y el lugar parecían propicios; el calor invitaba a abrir las ventanas y dejarse abandonar por los sentidos.

Todo vino en cascada: las caricias, los besos, los susurros, los gemidos, los movimientos de caderas, el roce de los cuerpos, incluso, el sonido de la cama, algo vieja, y los gritos que confirmaban el placer mutuo, extremo.

En mi soledad de verano, siempre envidié a mis vecinos.


© ANTONIO LINARES FAMILIAR