Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

viernes, 3 de diciembre de 2010

VIII





Bajo un reloj a deshoras
entre madera de penumbra
y memoria de pavesas,
el telar aguarda destejer
cada trazo,
liberar todo aliento allí urdido,
olvidar las manos y los ojos
que llegaron a su invierno.

Entre el polvo de las hebras
y la herrumbre de los surcos,
la escarcha del telar
huye
bajo la puerta de este presente.



© ANTONIO LINARES FAMILIAR