Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

miércoles, 15 de diciembre de 2010

SEGUNDO ENCUENTRO






Se asoma a su territorio
emboscado en el silencio:

ella regala su cuerpo al sueño,
lo intenta,
concede sus piernas al aire
y decora su cuello con recuerdo de perfumes.

Prende su mirada:
ante el espejo
se ausenta en su memoria
mientras recita: “ya no queda nada”
y añora el mar rompiendo en su boca.

El que se esconde aguarda la próxima cita
prepara el viaje por aquel vientre
y el camino entre el universo de su alma.



© ANTONIO LINARES FAMILIAR