Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

domingo, 14 de marzo de 2010

Ceci n'est pas un poème


Desde el castillo en los Pirineos
abro la puerta de un árbol
para observar la una
entre una lluvia de paraguas
y una pipa que no es.

Rostros, besos cubiertos
(el camisón muerte sobre la madre)
reunidos en un ataúd
asomado al balcón de los silencios
entre las flores del abismo.

El latido de una manzana,
una mirada que florece
a la luz de un parasol,
y la palabra en una copa vacía
deshabitan las noches
tocados por negro bombín
cuando la nube y la piedra
flotan sobre un cuarto menguante.



a René Magritte