Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

lunes, 8 de marzo de 2010

En el Athos


Hay odios en los sueños,
también en las vigilias,
como el texto que en su fuga
agita los restos ebrios
de cualquier ensoñación
cobijada en la tarde de una vida.
Así me encuentro,
ante la geometría inerte del papel,
con las manos descarnadas
por el áspero tacto del silencio
y con una oración rota
por el perfil del tiempo
dibujado sobre la frente.
Al despertar, o al dormir,
espiro cualquier huella
de lo que pude ser,
y desde el vértigo de mi galilea
custodio la sombra del meridiano
con el acíbar de las horas
que perfilaron estos rencores.