Tierra de Ahulema

Tierra de Ahulema

miércoles, 7 de abril de 2010

Otra noche


Las manos enlazadas sobre la mesa. Apoyo la cabeza y observo el horizonte a través del vaso. El hielo marca las siluetas en su plano real, el ocre del whisky me permite entrar en voces que, bajo lluvias centenarias, reclaman mi persona para forjarme. El aliento de tabaco acopia novilunios mientras almaceno desgarros en el paladar a cada sorbo de horas.
El tiempo se acumula tras la puerta, aquí, dentro, gotea el frío de esta naturaleza muerta.


Antonio Linares Familiar